Se duerme mejor entre Memory Foam y sueños

¿Colchón o colchoneta?

Hace mucho que estás considerando cambiar tu colchón, pero aún no te decides que hacer. Te topas con mucha información en línea y los precios están más altos de lo que pensaste. ¿Cuál es el mejor material para un colchón?, ¿cuál te durará más?, ¿cuál de todos será mejor para tu espalda?, ¿cuál es la solución más barata, pero que también tenga la mejor calidad?

Nunca falta el comentario de una tía lejana decir que una amiga suya le dijo que no es necesario cambiar de colchón, que puedes comprarte una colchoneta, colocarla encima de tu colchón viejo y listo; así te ahorrarías tiempo y sobre todo dinero. Lo más probable es que le hagas caso, te decidas por la solución rápida que resuelve tu problema a corto plazo y compres la colchoneta. Pero detente, ya que estás siguiendo el consejo de tu tía, quizás también deberías considerar su dicho más famoso y certero: “lo barato, cuesta caro”.

Sí, es cierto, una colchoneta puede ser la solución más asequible y rápida, pero no es la solución a largo plazo que necesitas, por más que intentes convencerte de que sí lo es. De entrada vas a terminar gastando tu dinero en más de una colchoneta hasta que encuentres una que se adapte a ti; pero más importante aún, vas a causar mucho daño a lo más preciado: tu espalda. El soporte y la suavidad de una colchoneta se perderá con el tiempo, puedes estar seguro de eso.

Considerando que 9 de 10 colchones en México son de resortes, lo más seguro es que una vez que notes que está dañado, nada lo podrá arreglar, más que echarlo a la basura. En cuanto los signos de desgaste aparecen, cada vez irán incrementándose más, y los resortes que proporcionan el sostén dentro de la estructura del colchón, se debilitarán y nunca recuperarán su posición original. Entonces, si crees que ya es hora de cambiar tu colchón, no importa lo que le coloques encima (como una colchoneta), ese colchón seguirá dañado, seguirá interrumpiendo tu sueño y sobre todo le hará mucho daño a tu cuerpo.

A diferencia de una colchoneta o una cubierta, la ventaja de un colchón nuevo se encuentra directamente en la estructura interna. El tipo de soporte (espumas o resortes), la calidad de los materiales, la densidad de las espumas y la presencia de Memory Foam son lo que realmente proporcionan el sostén que un colchón debe tener para lograr una buena noche de sueño. Además, es muy importante saber que si llevas utilizando el mismo colchón por más de 10 años, aparte de que no es higiénico, lo único que arreglará el problema es… ¿listo? comprando un nuevo colchón.

Tampoco falta tu tía que te dice que las cosas nuevas e innovadoras no funcionan, entonces te insiste que si vas a comprar un colchón, deberías elegir uno de resortes, ya que ella siempre ha tenido uno y le ha funcionado muy bien. Y es cierto, los colchones de resortes con esas cubiertas “lujosas” dan una impresión de comodidad y firmeza desde el principio, pero al final del día no ofrecen un alivio suficiente de los puntos de presión en tu cuerpo (principalmente de tu columna).

Los resortes de un colchón nunca van a tener el mismo soporte toda su vida útil; de hecho, por lo general pierden un 16% de su soporte durante el primer año de uso. Además, los resortes empujan hacia arriba con la misma fuerza en toda la superficie del colchón, por lo que un soporte adecuado es imposible, pues tu cuerpo no empuja de manera uniforme, y por ende no necesita el mismo soporte en todas sus extremidades. Esto se traduce en puntos de presión que hacen que la circulación sanguínea sea mala, que des vueltas en la cama, y que tengas dolor muscular. Es obvio que tú no quieres eso.

En pocas palabras y para ser más directo, es mejor que prestes más atención a los expertos de sueño, que a las ideas de tus tías.

Si vas a cambiar de colchón, la mejor opción sería uno de Memory Foam de buena calidad. Estos distribuyen el peso del cuerpo de manera uniforme, que es como tener miles de millones de pequeños resortes que te ayudan a mantener una alineación correcta. Dar vueltas en la cama es la principal causa de una mala noche de sueño y esto se reduce drásticamente con un buen colchón.

¡Así que compra ese colchón! No te preocupes, sabemos que puede ser una inversión importante, pero siempre hay opciones para todos los bolsillos. Si consideras que una tercera parte de tu vida la pasas durmiendo, esa inversión será una de las más importantes de tu vida.

Recuerda, una noche puede cambiarlo todo.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Dormir bien y llegar hasta la fase REM es clave para cuidar nuestra mente, cuerpo, salud y nuestra capacidad para reaccionar de manera más efectiva a los estímulos del día a día.

Hay muchas razones para tener un buen descanso y varias maneras para lograrlo.

Bienvenidos a REM, el lugar donde están nuestros sueños más profundos.