Se duerme mejor entre Memory Foam y sueños
La narcolepsia y parálisis del sueño ¿Qué hacer?

La narcolepsia y parálisis del sueño ¿Qué hacer?

Los trastornos en el sueño pueden ser ocasionados por diversas causas, por ejemplo, un ritmo desenfrenado de vida, angustias por compromisos adquiridos, o el trabajo en exceso. En caso de ser recurrentes, estas perturbaciones podrían generar una enfermedad llamada narcolepsia, que se caracteriza por la presencia de ataques de sueño diurnos, quedarse repentinamente sin energía por períodos breves (cataplejía), alucinaciones hipnagógicas, y parálisis de sueño.

¿Qué es la Narcolepsia?

Como señala la Asociación Española de Narcolepsia, esta enfermedad fue clasificada como un trastorno orgánico del sueño por la Organización Mundial de la Salud (OMS), en su décima revisión de la Clasificación Internacional de las Enfermedades (CIE-10).

Es una enfermedad caracterizada por ataques de sueño excesivo durante el día, y aún no se conocen sus causas definitivas. Sin embargo, se ha comprobado que los pacientes de esta enfermedad tienen una producción insuficiente de hipocretina, un neurotransmisor generado por el hipotálamo.

También ha sido verificado que la narcolepsia puede agravarse por la presencia de problemas del sistema inmunológico, cambios hormonales o episodios de estrés, entre otros factores ambientales; porque incrementan la creación de células linfocitarias, obstaculizando la producción o recepción de hipocretina.

Síntomas de la Narcolepsia

Hasta ahora, los estudios realizados han evidenciado que sus síntomas son ataques de sueño diurnos, eventos hipnagógicos, cataplejía y parálisis de sueño. Sin embargo, lo normal es que no surjan todos a la vez. Además, si tienes narcolepsia, es posible que no te sea detectada durante los primeros años, debido a que sus síntomas aparecen paulatinamente mientras avanza.

Somnolencia diurna persistente

Si sufres de narcolepsia, los ataques de sueño se presentarán repentinamente, en cualquier situación y hora del día. No los podrás controlar y aparecerán sin que te des cuenta, por lo cual te pueden provocar accidentes como caídas inconscientes.

Fenómenos hipnagógicos

Se tratan de alucinaciones, porque generalmente ocurren sin que estés realmente dormido, es decir en períodos de vigilia. Te parecerán muy reales, y son comunes cuando debes despertar sin que lo logres completamente. Muchas veces estas pesadillas te causarán terror nocturno.

Presencia de cataplejía

Junto con la parálisis de sueño, la cataplejía se presenta menos que los otros síntomas de narcolepsia. Consiste en una relajación muscular brusca, pudiendo provocar debilidad en brazos o piernas, que se cierren los párpados, y que no mantengas tu cabeza o mandíbula en su posición normal. Dura pocos segundos, pero puede aparecer más de una vez al día.

Parálisis de sueño

No es un síntoma que se presente regularmente en enfermos de narcolepsia. Pero si te da parálisis del sueño puede ser que sientas presión en tus oídos acompañada por zumbidos, e incluso que seas incapaz de articular palabras o realizar movimientos.

Desaparece espontáneamente o ante estímulos externos, y de la misma manera repentina en que surge. La parálisis del sueño es más común que se presente en adolescentes.

Diagnóstico de la Narcolepsia

Es muy difícil hacer el diagnóstico de esta enfermedad, debido a que sus síntomas pueden ser evidencias de otros trastornos. En consecuencia, se requiere la aplicación de exámenes especializados para su detección.

Las pruebas a las que serás sometido si deseas confirmar que tienes narcolepsia son la PSG o polisomnograma, y la MSLT o prueba múltiple de latencia del sueño. La primera detecta anomalías en el ciclo de sueño, mientras que la segunda servirá para medir tu tendencia a quedarte dormido.

¿Qué hacer si tienes Narcolepsia?

Hasta la fecha, no existe un tratamiento que elimine totalmente la narcolepsia. Sin embargo, puedes reducir el efecto de sus síntomas principales, tomando medicinas autorizadas por el médico tratante. Conjuntamente, se recomienda que los hábitos de dormir sean regulados.

Estrategias de afrontamiento

Para reducir las probabilidades de potenciales accidentes, mientras estás bajo el efecto de la somnolencia producida por la narcolepsia, el personal de Mayo Clinic recomienda las siguientes estrategias.

·   Informa sobre el problema. Así es posible que tus supervisores o compañeros de trabajo y estudio puedan encontrar formas alternas que te permitan mejorar tu condición. Por ejemplo, tomar siestas cortas en el día.

·   Incrementa la prudencia. Por ejemplo, evita manejar largas distancias o, si tienes que hacerlo, busca con el especialista la manera de que estés alerta durante el día.

Estrategias conductuales sugeridas

Para complementar la acción de las medicinas y que obtengas un sueño de buena calidad, se sugieren las siguientes estrategias.

·   Planifica y respeta tu horario nocturno para dormir al menos 8 horas.

·   Crea un ambiente apropiado para dormir.

·   Evita fumar por las noches.

·   Por varias horas antes de ir a dormir, no consumas bebidas alcohólicas o café.

·   Antes de ir a dormir, 4 a 5 horas de antelación, ejercítate durante 20 min.

·   Toma un baño con agua tibia antes de acostarte.

Para finalizar, si sufres de narcolepsia, es conveniente que apliques el tratamiento que sugiere el médico junto con las estrategias conductuales. De todas maneras, siempre debes procurar condiciones adecuadas para conciliar el sueño.

No olvides visitar www.luuna.mx, donde encontrarás productos para un descanso inigualable. Permite que nuestros expertos te asesoren y te recomienden el producto que mejor vaya con tus hábitos. Para Luuna, lo más importante es tu descanso. ¡Visítanos!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Dormir bien y llegar hasta la fase REM es clave para cuidar nuestra mente, cuerpo, salud y nuestra capacidad para reaccionar de manera más efectiva a los estímulos del día a día.

Hay muchas razones para tener un buen descanso y varias maneras para lograrlo.

Bienvenidos a REM, el lugar donde están nuestros sueños más profundos.