Se duerme mejor entre Memory Foam y sueños
Sonambulismo y los trastornos del sueño

El sonambulismo, causas y tratamiento ¿Puedo controlarlo?

Seguramente muchas veces has escuchado hablar del sonambulismo. Casi siempre está asociado con episodios o comportamientos graciosos. Aunque, en algunas oportunidades, puede ocasionar complicaciones, no solo para quien lo padece sino para quienes se encuentran alrededor.

¿Qué es el sonambulismo?

El sonambulismo está catalogado como un trastorno benigno del sueño. El sonámbulo puede realizar actividades como caminar, sentarse o hablar, sin estar consciente de hacerlo, pues simplemente está dormido.

Los episodios de sonambulismo suelen presentarse con mayor frecuencia durante el sueño profundo, en la etapa IV del sueño no REM (etapa del sueño sin movimientos oculares rápidos) y son más comunes en niños que en adultos.

Algunos mitos sobre el sonambulismo

Algunos mitos sobre el sonambulismo

Suele creerse que no se debe despertar a quién se encuentre en estado de sonambulismo. Sin embargo, según la enciclopedia médica MedlinePlus, producida por la Biblioteca Nacional de Medicina de EE. UU, dice: “despertar a un sonámbulo no es peligroso, aunque la persona pueda estar confundida o desorientada durante un corto lapso al despertarse”.

Por otra parte, las conductas asociadas al sonambulismo van más allá de sólo caminar dormido y con los ojos abiertos. Aunque esta actividad sea la más conocida, en realidad un sonámbulo es perfectamente capaz de tener comportamientos bastante complejos.

Además, no suele relacionarse este trastorno con situaciones peligrosas.  Sin embargo, es posible que se deriven algunos inconvenientes de ese inconsciente deambular, incluso hasta poner en riesgo la vida.

Sonambulismo infantil

Sonambulismo infantil

El sonambulismo infantil es bastante común. Suele desaparecer con el tiempo, a más tardar en la adolescencia. Por supuesto, si los síntomas persisten en la adolescencia, es recomendable consultar al médico familiar.

Se manifiesta en conductas como sentarse en la cama, caminar, pasear por la casa, hablar o abrir y cerrar gavetas. Durante estas actividades, el niño mantiene los ojos abiertos siendo capaz de responder a preguntas sencillas, pero lo hace en estado de inconsciencia.

Suele ser difícil despertarle y no es recomendable hacerlo. Lo mejor es conducirlo a su cama y acostarlo. Al despertarse el niño no recuerda nada de lo ocurrido.

Causas del sonambulismo

No se conocen exactamente cuáles son las causas del sonambulismo que llegan a desencadenar sus episodios.  Tal vez el hecho de que sea un trastorno benigno del sueño, que tiende a desaparecer en la adolescencia, dificulta su seguimiento.

El sonambulismo infantil suele asociarse al disfrute de pocas horas de sueño, la fatiga, la ansiedad o realizar excesiva actividad física y/o mental justo antes de dormir.

En los adultos, este trastorno del sueño está asociado con el consumo de alcohol o de determinados medicamentos. También con el padecimiento de afecciones como las convulsiones.

En ambos casos, cuando existen antecedentes familiares sobre este trastorno, se le da un carácter hereditario.

Como dato interesante, la National Sleep Foundation afirma que “Se estima que la prevalencia del sonambulismo en la población en general es entre 1% y 15%.  El comienzo o la persistencia del sonambulismo en adultos es común y usualmente no está asociado con ningún problema psiquiátrico o psicológico”. Sin embargo, sobre sus causas, aún no se puede afirmar nada con exactitud.

¿Puedo controlarlo?

Comúnmente, este es un trastorno inofensivo y fortuito. Pero si se vuelve recurrente y puede llegar a causar lesiones graves, es recomendable tratarlo. Algunos medicamentos o la hipnosis pueden ayudarte. En cualquier caso, no es para preocuparte, pues es posible controlarlo fácilmente.

Tratamientos efectivos para el sonambulismo

Tratamientos efectivos para el sonambulismo

Los tratamientos efectivos se relacionan directamente con el estado de gravedad del paciente. El sonambulismo ocasional no amerita tratamiento. Pero si incomoda a otros o perturba la tranquilidad de quien lo padece, podría requerir un tratamiento generalmente orientado a eliminar las causas o los posibles desencadenantes de estos eventos.

Tratamientos para el sonambulismo en adultos

La mayoría de los tratamientos para el sonambulismo en adultos, contempla mejorar la higiene del sueño. Si el problema persiste, debes hablar con tu médico o con un especialista del sueño. Posiblemente te recomendará alguna terapia para mejorar el sueño brindándote asesoramiento psicológico, con técnicas para reducir el estrés como la auto hipnosis y relajación.

Un tratamiento bastante aceptado, por sus resultados y sencilla aplicación, es el despertar anticipado del paciente. Requiere la colaboración de alguien que esté dispuesto a vigilar tu sueño y, que conozca datos previos sobre la frecuencia y horas de aparición de los episodios.

Consiste en despertar al sonámbulo, aproximadamente 15 minutos antes de la hora en que suele presentarse el evento. Luego, solo debe mantenerse despierto por unos minutos y, posteriormente, dejarlo retomar su sueño.

Tratamientos para el sonambulismo infantil

Los tratamientos para el sonambulismo infantil indican, que al niño sonámbulo no se le deben administrar medicamentos, a menos que existan episodios muy frecuentes o con muchos accidentes. Si este es el caso, debe ser tratado por un especialista quien es el indicado para decidir el tipo de intervención a realizar.

Por lo general, ante el sonambulismo infantil, basta con motivar al niño a relajarse, antes de ir a la cama. También se recomienda crear la disciplina de dormir una adecuada cantidad de horas, respetando un horario.

En Luuna, sabemos la importancia que tiene el buen descanso para evitar la aparición de este y otros trastornos del sueño. Si quieres conocer más sobre nuestros productos y servicios, ¡échale un vistazo a nuestro sitio web! También, puedes visitar nuestro blog para descubrir más temas interesantes sobre el buen dormir.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Dormir bien y llegar hasta la fase REM es clave para cuidar nuestra mente, cuerpo, salud y nuestra capacidad para reaccionar de manera más efectiva a los estímulos del día a día.

Hay muchas razones para tener un buen descanso y varias maneras para lograrlo.

Bienvenidos a REM, el lugar donde están nuestros sueños más profundos.