Se duerme mejor entre Memory Foam y sueños

Madres que duermen poco

Algunas veces parecería que “tener hijos” es sinónimo de “dejar de dormir”, en cuanto le contamos a alguien que vamos a tener un bebé, pareciera que es lo primero que le viene a la mente.

Y sí… es una de las primeras cosas que pensamos también nosotras, pero cuando a mitad de la noche, escuchamos a nuestro bebé llorar y lo cargamos para darle de comer, ver esa carita de paz en su rostro mientras empieza a dormirse envuelve toda la felicidad del mundo.

Es un hecho que las mujeres que tenemos hijos dormimos menos tiempo, pero la solución no está en buscar el modo de dormir más, sino en conseguir dormir mejor.

  1. Consigue una atmósfera acogedora para la hora de dormir, evita cualquier tipo de luz e intenta aislar el sonido exterior. Un estudio del Instituto del Sueño, en Madrid, indica que incluso las luces de noche o decorativas tienen un efecto negativo sobre el sueño.
  2. Realiza una meditación guiada antes de dormir para entrar en un estado de ánimo óptimo.
  3. Invierte en una buena almohada y un colchón óptimo que te ayuden a disfrutar al máximo las horas de sueño. No olvides también cambiar continuamente las sábanas y tener ropa de cama lo suficientemente cómoda. Un consejo ganador es poner un poco de esencia de lavanda o relajante en tu almohada para tener un sueño reparador.
  4. Evita lo más que puedas el consumo de café, tabaco o té negro durante el día, y deja de consumirlo por completo en la tarde y noche.
  5. Ten una dieta equilibrada, evita las azúcares y carbohidratos. De acuerdo con la BBC, el consumo de este tipo de alimentos afecta creando picos de energía que producen cansancio después de unas horas.
  6. Si tienes la posibilidad de hacerlo, descansa en el día mientras tu bebé duerme y toma pequeñas siestas.
  7. Intenta retomar el ejercicio o tus hobbys durante el día para conseguir distraerte en actividades distintas y mejorar tu estado anímico.
  8. Dile adiós al celular y a la televisión al menos una hora antes de ir a dormir.

Si bien es prácticamente un hecho que la maternidad afecta nuestros ciclos de sueño, también es necesario que hagamos todo lo posible por estar en las mejores condiciones.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Dormir bien y llegar hasta la fase REM es clave para cuidar nuestra mente, cuerpo, salud y nuestra capacidad para reaccionar de manera más efectiva a los estímulos del día a día.

Hay muchas razones para tener un buen descanso y varias maneras para lograrlo.

Bienvenidos a REM, el lugar donde están nuestros sueños más profundos.