Se duerme mejor entre Memory Foam y sueños
Los trastornos del sueño y los síntomas más comunes

Los trastornos del sueño y los síntomas más comunes

Dormir bien es uno de los mejores placeres de la vida, y además es necesario para gozar de buena salud. Lamentablemente, hay muchas personas que sufren de algunos trastornos que dificultan tener un buen descanso. ¿Cómo saber si padeces alguno de estos trastornos? La buena noticia es que los síntomas son relativamente fáciles de identificar.

Demorar más de 30 minutos para conciliar el sueño, despertar continuamente en las noches o muy temprano en las mañanas, sentirse cansado a pesar de haber dormido por 7 u 8 horas, tener experiencias vividas mientras se queda dormido o dormita, ronquidos, jadeos o problemas de respiración, dificultad al moverse recién despertado. Estos síntomas pueden indicar que en efecto padeces algún tipo de trastorno del sueño, por lo que es conveniente que acudas al médico.

Accidentes por no dormir adecuadamente

Los accidentes laborales y los trastornos del sueño están más relacionados de lo que las personas piensan. La Organización Internacional del Trabajo (OIT) y un estudio reciente de la Universidad Internacional de Valencia (VIU) así lo afirman. Esto tiene particular relevancia debido a que España es uno de los países con una tasa de accidentes  laborales más elevada dentro la Unión Europea.

Una de las causas principales de los accidentes laborales es la alteración del sueño, alcanzando un 13% de los casos según una investigación de la Universidad de Basilea. En el estudio también indican que los trabajadores con problemas para dormir corren un riesgo hasta 1,62 veces mayor de sufrir algún tipo de lesión durante el trabajo que aquellos que no los padecen.

Por otro lado, el  7% de los conductores se ha dormido alguna vez mientras conduce, lo que ocasiona que cerca del 3,6% terminan en accidentes mortales y un 13,2% internados en hospitales. Así lo reseña El Mundo, afincandose en una investigación realizada en 19 países de la Unión Europea.

Algunos  trastornos del sueño

No podrás tener un buen descanso si padeces algún trastorno de sueño severo. Los siguientes son los más comunes y pueden afectar tanto a niños como a personas mayores:

Insomnio

Una gran cantidad de personas sufren en algún momento de insomnio de corto plazo. En muchos casos esto se debe a factores como el estrés, la dieta, cambios bruscos de horario o jetlag, entre otros. El insomnio suele afectar el desempeño laboral y en general la salud de una persona. El problema puede aumentar con la edad, y sus síntomas afectan aproximadamente al 30% de los hombres y al 40% de las mujeres en algún momento. 

Apnea del sueño

La Fundación Nacional del Sueño (NSF por sus siglas en inglés), menciona que cerca de millones de estadounidenses padecen apnea del sueño. El problema es que pocos reciben un diagnóstico adecuado.

Las personas que sufren de esta enfermedad experimentan pausas en la respiración mientras duermen. Los cambios físicos, como las alteraciones en la acumulación de grasa o pérdida masa muscular debido al envejecimiento, pueden tener un impacto en la apnea del sueño. Los síntomas más comunes de este trastorno incluyen ronquidos fuertes, obesidad y somnolencia excesiva durante el día. Si bien la apnea del sueño se asocia con los ronquidos fuertes, no todas las personas que roncan tienen apnea del sueño. 

Los terrores nocturnos

Son trastornos del sueño en los cuales la persona despierta bruscamente de un sueño, aterrorizada. Algunas personas pueden despertar gritando y con frecuencia asustadas y bastante confundidas. En situaciones peores pueden golpear violentamente los objetos cercanos sin ser conscientes del entorno. Entre sus síntomas están el sudor, la respiración acelerada, una frecuencia cardiaca rápida y  la dilatación de las pupilas.

Estos episodios pueden durar entre 10 y 20 minutos normalmente, después la persona puede volver a dormir. El suceso ocurre en la fase de sueño profundo durante las primeras horas de la noche. Es bastante común no tener ningún recuerdo de los sueños ni del episodio del trastorno en sí.

Narcolepsia

Las personas con este trastorno tienen “ataques de sueño” durante cualquier momento del día, incluso habiendo dormido bien la noche anterior. Estos ataques de sueño pueden demorar varios segundos minutos o incluso más. Además de dormirse en momentos repentinos, aquellos que padecen de narcolepsia pueden sufrir algunos síntomas como la pérdida de control muscular en situaciones emotivas o tener alucinaciones, parálisis momentánea y problemas de sueño en general.

La narcolepsia suele ser hereditaria en familias con antecedentes de trastornos del sueño, por otra parte también es necesario descartar si la persona sufrió una lesión o un traumatismo en la cabeza.

Síndrome de las piernas inquietas (RLS)

El RLS (por sus siglas en inglés) es una enfermedad que suele ser hereditaria y provoca sensaciones continuas de picazón y hormigueo, parecidas a tener algún animal moviéndose en las piernas y pies, lo que genera que la persona tenga la necesidad de mover los pies y las piernas para sentir alivio. Los síntomas del RLS a pesar de que pueden aparecer a cualquier edad suelen ser más graves y comunes en personas mayores.

Para todos los trastornos del sueño, existe una solución para disminuir el efecto de sus síntomas. Por eso, en Luuna nos preocupamos por tu bienestar. Contamos con los mejores productos para favorecer tu descanso. De esta manera, buscamos alternativas para ayudarte a disminuir los efectos perjudiciales generados por los trastornos del sueño. Visita nuestro sitio web y descubre cómo podemos mejorar tu forma de dormir.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Dormir bien y llegar hasta la fase REM es clave para cuidar nuestra mente, cuerpo, salud y nuestra capacidad para reaccionar de manera más efectiva a los estímulos del día a día.

Hay muchas razones para tener un buen descanso y varias maneras para lograrlo.

Bienvenidos a REM, el lugar donde están nuestros sueños más profundos.