Se duerme mejor entre Memory Foam y sueños

¿Por qué REM?

Las horas que pasas durmiendo pueden ser las más importantes para tu salud mental. Estas juegan un papel crucial al ayudar al cerebro clasificar, procesar y almacenar todo lo que pasa durante el día. No por nada los recién nacidos y los niños pequeños tienden a pasar más de la mitad del día durmiendo, mientras que muchos adultos tratan de arreglárselas con menos. Sin embargo, la realidad es que la mayoría de las personas necesitan entre siete y nueve horas de sueño para poder rendir mejor durante el día. 

Algunas personas piensan que dormir es una pérdida de tiempo porque es como “apagar el cerebro”. Pero como dice el Dr. Carl Bazil, director de la División de Epilepsia y Sueño de la Facultad de Médicos y Cirujanos de la Universidad de Columbia, “ahora sabemos que hay mucha actividad cerebral y todo depende de la etapa de sueño en que te encuentres”. 

Cuando dormimos, generalmente pasamos por 5 etapas de sueño: de la 1 a la 4 con una quinta etapa (posiblemente entre la 3 y la 4, o después de la 4ta) llamada REM.

¿Qué le sucede a tu mente y cuerpo durante las 5 etapas?

Etapa 1: Sueño ligero 

En esta etapa, entramos en un sueño ligero del que podemos despertarnos fácilmente. Nuestros ojos se mueven muy lentamente y nuestros músculos comienzan a relajarse. Muchas personas experimentan contracciones musculares repentinas.

La mayoría de las personas no pueden recordar los últimos minutos antes de quedarse dormidos. Esta forma de amnesia relacionada con el sueño es la razón por la cual las personas suelen olvidar cuando tienen llamadas o conversaciones que las despiertan durante esta etapa.

Etapa 2: Inicio del sueño 

El adulto promedio pasa la mayor parte de la noche en esta etapa del sueño. Nuestra respiración y ritmo cardíaco se vuelven regulares. Nos desconectamos de nuestro entorno. Nuestros movimientos oculares se detienen, nuestra temperatura corporal desciende y nuestras ondas cerebrales se vuelven más lentas. 

Etapa 3 & 4: Sueño profundo

Esta es la etapa reparadora del sueño, en la que recuperamos energía y también reparamos y desarrollamos tejido muscular. Nuestra presión arterial y respiración disminuye y nuestros ojos dejan de moverse. 

En la etapa 3, comienzan a aparecer ondas cerebrales extremadamente lentas llamadas ondas delta, intercaladas con ondas más pequeñas y más rápidas. 

En la etapa 4, nuestro suministro de sangre en nuestros músculos aumenta. Se liberan hormonas, que son esenciales para el crecimiento y el desarrollo. Cuando alguien se despierta durante esta etapa del sueño, lo más probable es que se sienta aturdido y desorientado durante varios minutos después. 

¿Qué es el estado REM? 

REM (Rapid Eye Movement, por sus siglas en inglés) se produce por primera vez entre 70 y 90 minutos después de conciliar el sueño, y se repite cada 90 minutos aproximadamente entre cada ciclo, prolongándose más a altas horas de la noche y al acercarse la mañana. Nuestra respiración se acelera y se vuelve irregular y superficial. 

Las ondas cerebrales son más rápidas y menos organizadas, lo cual causa que nuestros ojos se deslicen hacia atrás y hacia adelante debajo de los párpados, en movimiento rápido. La etapa de REM es donde empezamos a soñar, pero principalmente es donde proporcionamos energía necesaria para el día siguiente. La etapa REM es tan importante que nuestro cerebro a menudo implementará “medidas de seguridad” para asegurarnos de que no se interrumpa y podamos descansar. Por ejemplo, nuestro cerebro podría incorporar el sonido de un reloj de alarma o un teléfono a nuestros sueños. 

Los expertos en sueño tradicionalmente han dividido el sueño en cuatro etapas de actividad, incluidos el sueño REM y el no REM. Pero investigaciones recientes señalan que la actividad cerebral relacionada con el sueño es variada y dinámica, y puede dividirse con mayor precisión en docenas de etapas, cada una de las cuales tiene su propia utilidad única. 

Lo que podemos concluir con seguridad es que el sueño es una función evolutiva que es extremadamente importante para nuestra salud y supervivencia. 

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Dormir bien y llegar hasta la fase REM es clave para cuidar nuestra mente, cuerpo, salud y nuestra capacidad para reaccionar de manera más efectiva a los estímulos del día a día.

Hay muchas razones para tener un buen descanso y varias maneras para lograrlo.

Bienvenidos a REM, el lugar donde están nuestros sueños más profundos.