Se duerme mejor entre Memory Foam y sueños
Diferencia entre descansar y dormir by luuna

El verdadero secreto entre descansar y dormir

Estamos muy acostumbrados a relacionar las palabras dormir y descansar. Es que en realidad parecen sinónimos, pero te sorprenderá saber que son dos cosas totalmente distintas.

Mira. Lo más seguro es que tu duermas de forma rutinaria… pero acaso, ¿descansas?

Resulta fácil confundir estos dos conceptos. Al hablar de dormir, nos referimos expresamente a la acción de dormir, ese proceso de pasaje hacia el día siguiente.

Ahora bien, cuando hablamos de descansar hay que entenderlo como un proceso de relajación y bienestar. Ese proceso en el que nuestro cuerpo se recupera de un día agotador bajo las mantas de nuestra cama.

Muchas personas afirman que luego de dormir se sienten cansadas y sin energía, afecciones que por supuesto alteran la calidad de vida de cualquiera que lo viva. Esto ocurre porque en realidad no duermen de manera correcta según el Dr. Ángel Durántez de la clínica NeoLife, y por tanto no logran el preciado descanso.

¡Y este podría ser tu caso!

Hay miles de factores que puedan afectar la manera en la que duermes, disminuyendo la calidad de tu sueño y descanso. Puede tratarse de un ambiente ruidoso, muebles poco confortables o incluso problemas de estrés.

Existen dos pilares fundamentales a la hora de lograr un descanso pleno, en primer lugar, resulta clave el poder relajarse luego de un día tenso y abrumador.

Y en segundo lugar necesitarás que el lugar en el que duermes, es decir, tu cama, sea de la mejor calidad posible para alcanzar una mayor comodidad. Solo imagínate durmiendo en un lugar frío e incómodo… ¡Que fea sensación!

Ahora que conocemos los dos pilares fundamentales para lograr una óptima relajación, sumerjámonos un poco más en ellos.

RELÁJATE Y DESCANSA DE FORMA SIMPLE Y SENCILLA

RELÁJATE Y DESCANSA DE FORMA SIMPLE Y SENCILLA

Sabemos entonces que relajarnos es muy importante a la hora de lograr un sueño profundo que nos permita descansar. Pero… ¿cómo lo hacemos?

Lo primero que deberás hacer es darte un espacio de relajación antes, o durante tu tiempo en la cama. Es sumamente importante que tu cuerpo identifique a tu habitación y tu cama como una zona de descanso.

Por este motivo es muy recomendable solo utilizar la cama para dormir. Esto configura tu mente para relacionarla con la acción de dormir.

Una vez hecho esto hay muchísimas maneras para lograr una óptima relajación.

Algunas personas gustan de escuchar música serena que los relaje. También puede funcionar los sonidos ambientales como la lluvia o naturaleza.

Si, todo esto lo puedes encontrar en Internet.

Otra forma muy efectiva es aprender a controlar tu respiración según el Instituto Nacional del corazón, los pulmones y la sangre (NHLBI), para poder disminuir la tensión en tus músculos. Todo esto es muy sencillo si logras alcanzar los movimientos adecuados de inhalación y exhalación.

De hecho, hay diversos métodos un poco más complejos pero con muy buenos resultados.

Entre ellos podemos encontrar la meditación trascendental o audios de meditación guiada. Consisten en dejar fluir los pensamientos para relajar la mente y por ende, el cuerpo.

Es importante que identifiques cuál de estas técnicas te resulta más adecuada, pues cada persona es un mundo y puede que a ti te funcione algo que a otras no.

Una vez que hayas identificado tu técnica “maestra”, lo mejor sería ponerla en práctica antes de ir a la cama. De esta forma estarás un paso más cerca de lograr dormir y descansar de forma efectiva.

TU CUARTO ES TU PROPIO MUNDO

Si pudiste hacer todos los pasos anteriores, ¡GENIAL! estás mucho más cerca de lograr una relajación plena.

Pero ahora…

Te encuentras acostado en tu cama a punto de dormir cuando de repente sientes ese molesto resorte presionando tu espalda… Giras tu cuerpo para evitarlo y tu desnivelado viejo colchón encuentra una manera, casi perfecta, de que tu cuerpo quede en una posición realmente incómoda.

… ¿Te ha pasado?

Es muy común que una de las razones por las que no puedas descansar bien sea porque tu propia cama no cumple con los requisitos mínimos de calidad que tu cuerpo necesita.

De nada sirve relajarse si el lugar en donde vas a recostarte es relativamente incómodo.

No olvides que tus muebles son fundamentales para poder descansar en armonía y sintonización. Y mucho más necesarios son tus muebles de descanso. Como también los accesorios.

Mantas, cojines, edredones, sábanas o más almohadas, pero la realidad es solo una.

Un buen colchón es irremplazable. La acción de recostarte sobre una superficie acolchada, suave y espaciosa hará que el cuerpo se sienta verdaderamente amado. Te permitirá relajarte aun dos veces más que en otros colchones regulares y de más está decir que tu calidad de sueño se verá ampliamente incrementada.

No solo dormirás, sino que lograrás que tu cuerpo descanse. no más mañanas sin energías.

lograrás que tu cuerpo descanse con Luuna 2020

Entonces… ¿La diferencia entre dormir y descansar está entre una buena relajación y un buen colchón?

Queda a tu criterio. Pero, sí. Cuando cumples con estas dos condiciones dejarás de preocuparte por tener días sin energía, de levantarte sin ánimos, de no poder conciliar el sueño y más.

Tu cuerpo, tu mente y tu cuarto.

Todo está conectado, muy conectado, a la hora de un descanso óptimo.

Y ese es el descanso que mereces.

Dormir bien y llegar hasta la fase REM es clave para cuidar nuestra mente, cuerpo, salud y nuestra capacidad para reaccionar de manera más efectiva a los estímulos del día a día.

Hay muchas razones para tener un buen descanso y varias maneras para lograrlo.

Bienvenidos a REM, el lugar donde están nuestros sueños más profundos.