Se duerme mejor entre Memory Foam y sueños
ejercicios de relajación muscular para lidiar con tus dolores

Conoce sobre ejercicios de relajación muscular para lidiar con tus dolores y calambres

¿Cargas siempre con la típica tensión en hombros y cuello? ¿No confías en antiinflamatorios, analgésicos, ni relajantes musculares? Con el trabajo y los estudios, la rutina no te da el respiro que necesitas para visitar a un especialista. Llegaste hasta aquí para resolverlo por tu cuenta y ahora verás que, con los ejercicios de relajación muscular, puedes lograrlo.

El ejercicio y descanso serán tus grandes amigos desde ahora

El ejercicio y descanso serán tus grandes amigos desde ahora

Edmund Jacobson escribió hace unos 90 años que algunos ejercicios podrían regenerarte más que el mismo descanso. Fueron palabras de un doctor que cambió por completo el mundo de la fisioterapia. Te puedes hacer una idea de lo importantes que son para ti los ejercicios de relajación muscular. Sana tu cuerpo con ambos: ejercicio y descanso.

Cualquiera que sea tu técnica para mantener tus músculos saludables, debes hacerlo como una práctica casi diaria: debe ser un hábito que sumes a tu rutina. Ten en cuenta que lo recomendado es trabajar en tus zonas más tensas al menos unas cinco veces por semana, sintiendo o no dolor ahí.

En tiempos más recientes, se han preparado ejercicios terapéuticos para aliviar problemas de ansiedad, estrés, fobias y todo tipo de complicaciones musculares. Puedes empezar por consultar dos principales ejercicios de relajación para ayudar a destensar algunas partes de tu cuerpo, sobretodo las que se someten a mayor tensión:

●  Ejercicio de relajación progresiva: relaja “sistemáticamente” tus músculos más grandes, flexionándolos bruscamente y liberándolos lentamente.

●  Ejercicio de relajación en combinación con cuerpo y mente: respira, te visualizas en un buen lugar y respiras profundamente mientras liberas tensión.

Además de respetar tus ejercicios con disciplina, debes reservar tiempo diario al descanso. ¡Sí! Como si fuera el desayuno o la serie de Netflix que no te pierdes por nada del mundo, tómate sesiones de descanso cada día, haz ejercicios de relajación muscular y guarda horarios para eso. Y si te cuesta dormir o despejarte a ratos, recuerda que esto también es cuestión de práctica.

Intenta estos ejercicios de relajación muscular

Intenta estos ejercicios de relajación muscular

Hacer rutinas de ejercicios de relajación muscular no es para nada un protocolo. Todo lo que debes hacer es buscar un espacio agradable, pero sobre todo cómodo. No tiene que ser un sitio fijo. Algunos ejercicios puedes hacerlos sobre la cama, especialmente mientras intentas dormir por la noche o antes de tomar tu siesta por la tarde.

●  Intenta mantener constancia con tus ejercicios: si puedes hacerlos una o dos veces por día, sería lo ideal.

●  No te preocupes por qué tan bien estás haciéndolo, simplemente busca el mayor nivel de relajación.

●  Evita interrupciones: piensa en esto cuando elijas dónde.

●  Intenta no practicar justo después o antes de tus comidas: busca equilibrio, tampoco te conviene sentir hambre durante los ejercicios.

●  Esto es una experiencia sensorial: busca sentir el más mínimo movimiento de tus músculos.

Estos serían consejos básicos antes de hacer cualquier ejercicio, todo esto también lo puedes usar para conciliar el sueño con más facilidad. Se trata de transmitir calma a tus articulaciones, músculos y vértebras. Dependiendo de las zonas de tus dolores, intenta repetir esto:

●  Separa un poco los pies y aplaude repetidas veces mientras formas un compás, aplauso por aplauso, frente a ti. 

●  Para las vértebras: de puntitas, con los brazos a los lados, junto a tus caderas, apunta tus palmas hacia el suelo y estira tus brazos hacia abajo.

●  Destense cuello y hombros, elevando estos últimos hacia las orejas, manteniéndolos algunos segundos arriba y liberándolos lentamente.

●  Para relajar glúteos, ténsalos por 15 segundos y libéralos por 30 segundos.

●  Mismo ejercicio para piernas: tensa tus cuádriceps y pantorrillas por corto tiempo y luego libéralos por 30 segundos.

Para músculos de mandíbula, frente, pecho, etc., siga este mismo patrón: tense bruscamente y luego libere lentamente. Notarás que la tensión se derretirá. Los dos primeros ejercicios de la lista son sugeridos por el doctor Jordi Sagrera-Ferrándiz. Puedes consultar sus libros e imitar los ejercicios de su canal en YouTube.

Sanarme desde mi casa

Mientras haces los ejercicios de relajación muscular, recuerda que debes cuidar tu respiración. Eso es súper necesario para entrar en calma mientras haces los movimientos. El ambiente debe ser muy tranquilo. ¿Mi casa, por ejemplo? Lo verdaderamente importante es que no te interrumpan, sólo necesitas el mínimo espacio y el resto lo haces tú.

Ahora que estos ejercicios serán tu hábito más importante, procura acostumbrarte a un lugar cercano a ti. No quieres faltar a las sesiones por no poder llegar al salón de yoga, al jardín de un amigo, etc. Tampoco necesitas un gimnasio entero o equipos costosos. Si en tu patio tienes un ambiente verde, muchísimo mejor: la naturaleza sí que te puede estimular.

Sanarme desde mi casa

Por último, recuerda que es necesario invertir tiempo en ti mismo. Necesitas darle bienestar a tu cuerpo para mejorar tu estado de ánimo y tener siempre más energía. Unos minutos de ejercicios de relajación muscular al día son suficientes para olvidarte del estrés, la tensión, los dolores y todo eso que provoca tu rutina.

Finalmente, te invitamos a mantener una buena postura al dormir, tambien asegurate de contar con las almohadas y el colchón adecuado, mira lo que Luuna te ofrece.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Dormir bien y llegar hasta la fase REM es clave para cuidar nuestra mente, cuerpo, salud y nuestra capacidad para reaccionar de manera más efectiva a los estímulos del día a día.

Hay muchas razones para tener un buen descanso y varias maneras para lograrlo.

Bienvenidos a REM, el lugar donde están nuestros sueños más profundos.