Se duerme mejor entre Memory Foam y sueños
como si esas cosas pasaran 1

Como si esas cosas pasaran: estrés en el trabajo

Cada vez es más común sentir un agobio constante al trabajar. Existe una gran variedad de factores internos y externos que causan estrés en el trabajo. Nos preocupamos. ¿Lo estoy haciendo bien? ¿Cuándo me darán algún tipo de aumento? Dudamos de nosotros. Cuando, en realidad, deberíamos preguntarnos cómo encontrar soluciones y cómo mantener el estrés bajo control.

En este artículo de Como si esas cosas pasaran, abarcamos factores usuales que ocasionan estrés en el trabajo y de qué manera nos afecta. Creemos que trabajar más duro significa ser más productivos, cuando no es así. Si el estrés entra en el juego, pudiéramos incluso terminar con problemas de salud bastante graves. Jefes rígidos, gran volumen de trabajo y ambiente laboral tóxico son algunos de esos factores.

Ambiente Laboral

Ambiente Laboral

Muchas veces nos encontramos con jefes regañones, espacios de trabajo poco adecuados y compañeros chismosos que se comen el almuerzo que habías guardado en el refrigerador de la oficina. El primer paso antes de hacer algo al respecto, es conocer con lo que estamos lidiando. Empecemos por lo más fácil de detectar:

  • Colegas chismosos
  • Colegas que dejan que sus relaciones personales afecten las tareas diarias 
  • Colegas irrespetuosos
  • Jefes gritones y agresivos
  • Jefes que esperan que hagas trabajo de más o te quedes horas extra 
  • Jefes que alientan a la competitividad de manera tóxica
  • Lugares de trabajo oscuros y sin ventilación
  • Lugares de trabajo incómodos

Todas estas razones serían suficientes para poner a cualquiera alerta sobre el lugar donde trabaja. Ningún trabajo será perfecto. No siempre pueden haber jefes comprensivos que nos den largas vacaciones y compañeros profesionales de quienes depender y que no nos atrapen en conversaciones forzadas. Por eso mismo es importante ver estas señales y aprender a lidiar con el estrés en el trabajo. 

Para manejar estas situaciones, pregúntate cuál es el origen del estrés en el trabajo. Puede ser una persona, un lugar, una situación. Luego, identifica por qué es un factor de estrés. ¿qué posible solución existe? En ocasiones, simplemente expresando nuestros sentimientos a otras personas puede producir un cambio. En otras, hay que apartarse de aquello que nos hace daño. Evalúa las opciones con enfoques positivos. 

Nos presionamos a nosotros mismos 

Nos presionamos a nosotros mismos

Todos queremos ascender rápido y ganar más dinero. Queremos sentirnos importantes. Queremos ser capaces de darnos gustos y compartir con las personas que nos importan. Asegúrate de que esta meta incluya cuidar de nuestra salud mental y física. Muchos se olvidan que una buena noche de sueño es justo lo que necesitas para trabajar mejor al día siguiente.

Nos condicionamos a decir que hacemos todo este esfuerzo y sacrificio para luego ver los frutos, pero un trabajador cansado y de mal humor no será productivo por mucho tiempo. Eventualmente, las noches de desvelo y las horas extra pasan factura. Disminuimos nuestra productividad y nuestro bienestar general.

Está bien querer avanzar pero esto nunca debería venir a cambio de sacrificios extremos. El estrés en el trabajo no está asociado necesariamente al desempeño. Recordemos que hay factores incluso fuera de nuestro poder que nos generan estrés en el trabajo. Hay que lidiar con ese estrés de manera sana.

No marcamos límites

A veces ese compañero con quien cambias de turno llega tarde, y ahora debes quedarte tiempo extra mientras esperas que llegue. Sientes que es muy irrespetuoso que tu tiempo no sea considerado importante pero nunca dices nada. Sonríes, te despides, y por dentro deseas que se marchiten todas sus plantas o algo peor.

Son muchos los escenarios. Puede que un compañero te haga una pregunta inapropiada o muy personal. Puede que hagan comentarios sobre tu vida privada o la de otros, o que esperen que los ayudes en demasía con su trabajo. Conoce los canales internos y externos con los que cuentas para lidiar con estas situaciones.

Es importante que conozcas quienes son tus supervisores, tus jefes inmediatos, el personal de recursos humanos y el portal de la compañía. De alguna forma la empresa debe ser capaz de escucharte. Usa estas herramientas a tu favor y busca un resultado positivo siempre.

Es crucial escuchar y ser escuchados. Al practicar valores de comunicación, se fomentan valores de entendimiento y respeto mutuos. Recuerda que al expresar tus preocupaciones ayudas a que los demás te entiendan mejor.

No organizamos nuestra rutina

No organizamos nuestra rutina

Sin una rutina específica, quizá dediquemos más tiempo a una tarea no tan importante. Terminamos achicando el tiempo que correspondería a otra tarea con mayor prioridad. Para no perdernos entre las responsabilidades, necesitas un horario. El desorden genera estrés en el trabajo.

Nuestra productividad se ve afectada por cuánto tiempo dedicamos a qué tareas. Es buena idea que al empezar el día tomes una libreta y escribas todo lo que necesitas hacer. Luego, asígnale un nivel de prioridad y horas en las cuales te dedicaras a ello. Hazlo hasta abarcar la jornada laboral, estableciendo espacios de descanso de 15 min, hora de almuerzo y horas para culminar aquello que requiera más tiempo.

Esto se puede llevar incluso a los quehaceres del hogar. Si aún no entrenamos al gato para lavar la vajilla y a cocinar, necesitamos dedicarle tiempo a estas labores. Un horario nos ayuda a organizarnos mejor, nos vuelve más productivos, y establece horas necesarias de descanso. Psicológicamente y físicamente, un tiempo para ti y tu libro de Calabozos y Dragones, o una siesta de 30 min, influyen positivamente en tu rendimiento laboral.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Dormir bien y llegar hasta la fase REM es clave para cuidar nuestra mente, cuerpo, salud y nuestra capacidad para reaccionar de manera más efectiva a los estímulos del día a día.

Hay muchas razones para tener un buen descanso y varias maneras para lograrlo.

Bienvenidos a REM, el lugar donde están nuestros sueños más profundos.